Se derrumbó 31.3% el consumo de calzado en Argentina

Fuente: Serma.net ~ Lo indicó el informe de IES Consultores, sobre los 10 primeros meses de 2020 respecto al mismo periodo de 2019. Aunque los índices de 2020 demostraron fuertes caídas, el 2021 se presenta con expectativas positivas para el sector del calzado argentino

Según el reciente estudio realizado por la consultora de Investigaciones Económicas Sectoriales -IES- sobre el sector calzado, la cuarentena impactó fuertemente la actividad, que arrastraba problemas estructurales en los últimos años.

Producción

La fabricación de calzados entre Enero y Octubre de 2020, según estimaciones del mercado, alcanzó los 48 millones de pares, lo que significó una contracción del 30% respecto a igual periodo de 2019.

Consumo

Por su parte, el consumo aparente de calzados para el acumulado de los 10 primeros meses de 2020 registró un total de 61 millones de pares, con una baja del 31.3% en comparación con idéntico lapso de 2019.

Importaciones

Desde Enero a Octubre de 2020, las importaciones del sector calzado y sus partes totalizaron US$ 236 millones, con una caída del 33.2% en relación a igual periodo de 2019. En tanto, las compras al exterior en cantidades presentaron un descenso del 30% que correspondió a 14 millones de pares frente a los 20 millones del mismo periodo de 2019.

El principal proveedor externo fue Vietnam con una participación del 30.8% en valores de compra, seguido por Brasil con el 28.5%.

Exportaciones

Las ventas de calzados y sus partes al exterior presentaron una contracción del 62.5%, en el acumulado de Enero a Octubre de 2020, alcanzando los US$ 3 millones frente a los US$ 8 millones de 2019.

En volúmenes, las exportaciones cayeron un 63.1% en el periodo analizado de 2020 al completar los 159 mil pares frente a los 430 mil pares del mismo periodo de 2019.

El destino de la exportaciones fue liderado por Uruguay con el 66.7% del total, seguido por Chile con el 20.3% y Estados Unidos con el 6.7%.

Considerandos

Sobre la evolución del sector, el informe de IES Consultores señaló que “la producción de calzados presentó una fuerte contracción y una importante caída en la demanda en el acumulado de diez meses de 2020 a raíz del confinamiento. A los problemas estructurales que mostraba el sector en los últimos años, con importantes pérdidas de empleo consecuencia de la baja en la actividad desde el año 2016 por la apertura de la economía, la cuarentena obligatoria terminó de darle el golpe de gracia a muchas empresas del sector. Luego de los meses más duros del aislamiento, comenzó la reapertura gradual de las fábricas de calzado, pero los niveles de actividad no lograron un significativo repunte. El Gobierno ha brindado asistencia a las empresas, como créditos a tasas accesibles y el pago de sueldos a través del programa ATP –Asistencia al Trabajo y la Producción-. Por otra parte, la menor circulación de personas provocó una baja en la demanda de calzados que agudizó los problemas del sector, debido a la fuerte merma del empleo y los salarios reales. Hacia adelante, se puede esperar una recuperación, debido a la reapertura de la economía y los bajos niveles que presenta la industria, pero la actividad se mantendrá en bajos volúmenes. Además, un Gobierno con tendencia a proteger el mercado interno impactaría positivamente sobre la oferta vía subas de precios y rentabilidad”.

Futuro promisorio

Finalmente, dentro del capítulo de las perspectivas del sector, el director de IES Consultores, Alejandro Ovando, expresó que “la situación actual es compleja pero tendería a mejorar hacia el año entrante, aunque la industria operará con bajos niveles en términos históricos. Luego de un año de fuerte contracción, la noticia de una posible vacuna para aplicar en Argentina podría marcar la normalización de la economía, y con ella el sector del calzado podría ser uno de los beneficiados, luego de los mínimos de actividad de 2020. Un salario que se iría recuperando al ritmo de los niveles de actividad y un empleo que dejaría de caer, en conjunto con un mayor nivel de protección efectiva en términos arancelarios, podría marcar un punto de inflexión tanto en el corto como en el mediano plazo sobre la tendencia que arrastra el segmento desde 2016”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *