Al estilo Nike, más marcas internacionales de ropa buscan ceder sus negocios locales

Fuente: Iprofesional ~ Como la multinacional norteamericana, otras etiquetas de renombre en el mundo de la ropa y el calzado apuran una salida del país

La, por ahora, fallida salida de Nike de la Argentina no es la única operación de este tipo que esté encarando una de las principales fabricante de indumentaria y calzado internacional en el mercado doméstico.

Si bien la marca de la pipa fue la primera en tomar esta decisión a partir de la crisis económica que viene atravesando el país desde el 2018, la tendencia se acrecentó con el plan de Adidas de reestructurar sus operaciones locales, a lo cual se le acaban de sumar decisiones similares de parte de Under Armour y Le Coq Sportif, entre otras.

En el caso de Nike, al haber fracasado su acuerdo con los mexicanos del Grupo Axo, salió a buscar un nuevo operador de su marca en Argentina, Uruguay y Chile.

Por el momento, la multinacional maneja todo desde su sede en la ciudad norteamericana de Oregon, pero ya busca otro representante y en algunos sectores aseguran que podría iniciar conversaciones con el grupo ecuatoriano de Marathon Sports.

Se trata de una empresa dedicada a la confección y distribución de ropa y accesorios deportivos que fue fundada en Quito en 1981 y que actualmente es la más importante de su país.

Desde 1994 equipa a la Selección de fútbol de Ecuador y, desde su fundación, a los principales atletas ecuatorianos. También a Barcelona e Independiente del Valle y abastece de indumentaria extranjera al Club Universitario de Deportes.

Se encarga, además, de distribuir el merchandising oficial de la selección y de los equipos. Y además de confeccionar, importa, distribuye y comercializa marcas internacionales como Adidas, Nike, Puma, Diadora, Wilson y Joma.

Ahora le habría quedado el camino libre para volver a negociar un acuerdo de representación para la región con Nike para hacerse cargo de sus negocios en Argentina, Chile y Uruguay, teniendo en cuenta el fracaso del convenio con Grupo Axo.

Ambos grupos acaban de acordar la rescisión del contrato de compra y venta para la transición del negocio a un socio distribuidor que habían firmado el 6 de febrero pasado en el marco de un plan que abarcaba la cesión de la venta de su indumentaria, la distribución entre socios comerciales y la gestión por parte del distribuidor tanto del canal de retail físico como los canales de venta online.

“Nike sigue comprometido con la región y con Argentina y continuará siendo la propietaria y operando los negocios mientras evalúa las futuras oportunidades para encontrar un socio distribuidor en los tres países”, acaba de informar la multinacional dando a entender que abrirá nuevas negociaciones para ceder su operación local como parte de un plan de reforma global de su modelo comercial impactado también en el país por la crisis de los últimos dos años y las nuevas complicaciones para su esquema de importación de productos que impuso el Gobierno con el regreso de la licencias no automáticas.

En la actualidad, llega a vender siete millones de pares de zapatillas por año en el mercado doméstico, de los cuales la mayoría proviene del exterior, en especial de Asia.

La situación de Adidas

En una situación parecida se encuentra Adidas, su mayor competidora a nivel mundial, que viene llevando a cabo un proceso de reestructuración de sus operaciones, que también afecta sus negocios en la Argentina con el cierre de locales y ajuste de personal para poner más foco en las ventas online.

Casi por las mismas razones que Nike, en la empresa consideran que el mercado local “ya no es negocio” y que la salida es ceder las operaciones a un distribuidor que maneje la marca, cerrar los locales propios y tener grandes clientes que distribuyan en el país.

A nivel global, el plan de Adidas también incluye vender su división Reebok antes de marzo de del 2021, marca que compró en el 2005 por unos u$s3800 millones.

Pero el cambio de modelo de gestión no parece detenerse en Nike y Adidas. Fuentes del mercado de indumentaria local aseguran que se trata de una tendencia que también incluye a otras importantes marcas del sector.

Otras marcas, también de salida

Un caso es el de Under Armour, que busca quién se haga cargo de su marca en el país, a partir de un proceso que ya concretó en Chile y con el cual cambia su operatoria en Latinoamérica para repetir el modelo de distribuidor como el que ya opera en Brasil y Paraguay.

Under Armour es una multinacional estadounidense que diseña, desarrolla, vende y comercializa calzado y ropa de estilo de vida inspirado en el rendimiento y el deporte bajo la marca Under Armour a nivel mundial.

En Argentina aún llega directo, pero miran la búsqueda de representante y hasta es posible que desarticulen su oficina de Panamá, desde donde manejan toda la operación del Cono Sur.

Para llevar a cabo ese proceso la marca negocia la asistencia crediticia de la Corporación Financiera Internacional (CFI), en el marco de un programa denominado Global Trade Supplier Finance.

El objetivo es lograr que el organismo financiero del Banco Mundial le proporcione financiamiento a los proveedores de Under Armour en diferentes países de mercados emergentes por u$s5 millones.

La empresa cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York, trabaja con aproximadamente 200 socios de fabricación externos ubicados principalmente en Asia y distribuye sus productos en más de 120 países, con una fuerte presencia en Estados Unidos.

Las fábricas de ensamblaje, que representan más del 90% de su negocio, están ubicadas en Argentina, Bangladesh, Brasil, Camboya, China, Colombia, República Dominicana, Egipto, El Salvador, Georgia, Haití, Honduras, Indonesia, Jordania, Madagascar , Malasia y México, entre otros países.

Según el proyecto, la CFI compraría las facturas adeudadas por Under Armour a sus proveedores, con descuento. Al vencimiento de la factura, la el organismo recibiría el pago del valor total de la factura de Under Armour.

En cuanto al caso de Le Coq Sportif, muy probablemente no siga operando localmente con Distrinando, la empresa de la familia López que tiene headquarter en la localidad bonaerense de Saladillo y que mantiene otras marcaso como Kappa, Crocs y Superga.

El grupo es licenciatiario de la marca extranjera desde el 2004 ya que hasta ese momento la licencia para la fabricación y comercialización Le Coq Sportif estaba en manos de Gatic desde 1979.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *