Para potenciar a la industria argentina, el INTI contará con dos consejos asesores integrados por los sectores público y privado

Fuente: INTI ~ Uno de estos órganos será sectorial, con la representación de numerosas ramas productivas, y el otro será regional, con un enfoque federal de desarrollo. El anuncio fue encabezado por el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, junto al presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, Ruben Geneyro.

El instituto dedicado a la generación y a la transferencia de tecnología a la industria argentina realizó una evaluación del año de gestión y anunció los objetivos para 2021, en el marco del lanzamiento de los consejos asesores, sectorial y regional, integrados por actores públicos y privados de las distintas ramas productivas y referentes del sistema científico-tecnológico, con una mirada federal.

En el acto de lanzamiento, Kulfas señaló que “el INTI fue uno de los organismos más golpeados por el gobierno anterior, y desde hace un año se viene recuperando”. Y agregó: “Es para destacar su fuerte llegada territorial y su trabajo para contribuir a reducir las asimetrías que existen en el país. Por todo eso sabemos que tiene un rol muy importante en los desafíos de la reactivación económica y el desarrollo nacional: apuntamos a repensar nuestras bases productivas y a construir un país que genere estímulos a la industria, que apueste a la creación de empresas y puestos de trabajo, a la generación de valor agregado, que sea productor de tecnologías y de redes tecnológicas, y que exporte cada vez más”.

Por su parte Geneyro destacó “ha sido un año de recuperación institucional y generación de una nueva agenda para el INTI y plenamente integrada con los lineamientos centrales del Ministerio. En un año tan complejo se han dado claros avances, tanto en aportes tecnológicos durante la pandemia, como en la dinámica para la recuperación productiva y en la planificación estratégica de mediano plazo”.

El Consejo Sectorial estará integrado por 18 representantes, de los ámbitos público y privado, del sector empresario, de los trabajadores y del ámbito académico y científico. Este consejo actuará como interlocutor institucional para llevar adelante iniciativas de desarrollo tecnológico de interés para el entramado productivo.

Por su parte, el Consejo Regional será un órgano consultivo en materia de desarrollo tecnológico de los diversos ecosistemas regionales del país y estará integrado por seis espacios que harán su aporte pertenecientes al NOA, al NEA, Cuyo, la Patagonia y las regiones Centro y Pampeana.

Ambos consejos serán convocados a conocer, evaluar y realizar propuestas relacionadas con el planeamiento estratégico del instituto, sus políticas y planes de acción. Para su funcionamiento se prevé la realización de dos asambleas ordinarias por año en cada caso y la implementación de un esquema de comisiones de trabajo que analicen y elaboren las propuestas.

Además, Kulfas y Geneyro se refirieron al proyecto de Ley del INTI, una iniciativa que se encuentra en instancia de revisión dentro del gobierno nacional y que funcionará como una herramienta que fortalezca las capacidades presupuestarias y tecnológicas del instituto. “El INTI se merece una ley de la democracia”, resaltó el Ministro.

“A 63 años de su creación el INTI se debe una ley que actualice sus funciones en el marco de la cuarta revolución industrial y que le permita sumar capacidades en nuevas tecnologías para afrontar desafíos como el paradigma de la industria 4.0, la incorporación por parte del sistema productivo de gestiones ambientales que promuevan el desarrollo sustentable y la suma de innovación en las pymes para ampliar su oferta exportable con valor agregado”.

Durante los anuncios, que se realizaron en la sede del Parque Tecnológico Miguelete, estuvieron presentes la presidenta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Susana Mirassou; la presidenta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Ana María Franchi; el presidente de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), Fernando Peirano; el secretario de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale; la subsecretaria de Economía del Conocimiento, María Apólito. También participaron, en forma virtual y remota, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra; el diputado nacional y secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Hugo Yasky; las secretarias y los secretarios del ministerio de Desarrollo Productivo, las ministras y los ministros de Producción de todas las provincias, y representantes de las centrales sindicales, del ámbito académico y referentes de numerosas cámaras empresarias de diversos sectores de todo el país —metalúrgico, software, alimentos, textil, farmoquímicos, automotriz, gas y petróleo, y calzado. De manera remota, presenciaron el acto más de 400 personas.

El primer año de gestión en el INTI

Durante 2020, el instituto recuperó un 60 por ciento de su presupuesto, luego de registrar una pérdida sostenida en los cuatro años anteriores. A lo largo del año, recibió una ampliación presupuestaria por más de 1500 millones de pesos para inversiones en infraestructura, equipamiento, recursos humanos y afrontar importantes deudas.

El INTI pudo ampliar y fortalecer algunas de sus capacidades a partir de distintos aportes públicos, la mayoría de ellos de parte del ministerio que conduce Kulfas. Con el objetivo de
adquirir equipamientos específicos y poner en práctica algunos proyectos tecnológicos, el organismo recibió cerca de 160 millones de pesos de parte de la cartera de Desarrollo Productivo; alrededor de 13 millones de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i); y más de tres millones del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT), entre otros.

Los fondos se destinarán en gran medida para la adquisición de equipamiento a utilizar en áreas claves como la cámara semianecoica; la planta de biotecnología; para medición de válvulas; para el desarrollo de respiradores; para los proyectos de recubrimientos antivirales en textiles, entre otras.

Una de las iniciativas a la que se destinarán más fondos (110 millones de pesos, para infraestructura y equipamiento) es la de la planta piloto “IFAS”, de síntesis de Ingredientes Farmacéuticos Activos para impulsar la producción nacional de medicamentos estratégicos, de alto costo e impacto en la salud pública. En este sentido, el fortalecimiento del sector farmoquímico es clave para la soberanía sanitaria, como ha quedado evidenciado durante la presente pandemia, y para la sustitución genuina de importaciones y el aumento de las exportaciones de productos de alto valor agregado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *