Marcas de Calzado anticipan liquidación para paliar la caída de ventas de 2020

Fuente: Cronista ~ Buscan atraer compradores. Los descuentos, en general, comienzan en febrero. Hoy, en los shoppings, los locales están al 50% de lo que eran en marzo pre-pandemia.

“Liquidación”. “Llevate tres prendas y paga dos”. “Todo al 50%”. Estos son solo algunos de los carteles que, en la última semana, comenzaron a invadir las vidrieras de las principalesmarcas de indumentaria y calzado. El año 2021 llegó con rebajas y promociones anticipadas. “Las ventas fueron muy flojas durante todo el año pasado, por lo que, ahora, hay que hacer descuentos para poder mover stock”, explicaron desde la cámara que agrupa al sector.

En general, las liquidaciones de verano comienzan en febrero y duran hasta mediados de marzo, cuando arranca la nueva temporada. Lo cierto es que, en este año atípico, el comportamiento cambió por completo.

“En realidad, hubo liquidaciones y descuentos durante todo el semestre. Las marcas tuvimos que hacer descuentos porque los shoppings, recién, abrieron el 12 de octubre, apenas una semana antes del Día de la Madre. Y las ventas fueron flojas, sumado a una reducción del horario de atención. Con lo cual, no había forma de vender el volumen que se requería”, explicó al respecto Claudio Drescher, director estratégico de Jazmín Chebar y presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI).

“Hay tres bloques. Primero, están las marcas formales argentinas, que están en los grandes shoppings y avenidas. Esas marcas son las que más dificultades tuvieron para enfrentar el año. Después, hay un 80% de marcas informales, que se maneja de forma paralela, tanto con telas y confeccionistas. Ellos pudieron vender un poco más porque son los que más aumentaron los precios. Por último, están las marcas importadoras, que tomaron el dólar de hoy comparativamente con el del año pasado y han puesto los precios en divisa estadounidense”, describió Drescher al sector en la actualidad.

Según el último informe difundido por la CAME, las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron un 8% en diciembre frente a igual mes de 2019 y finalizaron el año con un retroceso de 21,4%. La entidad destaca que las ventas en el rubro Indumentaria se achicaron 11,9% en el último mes del año versus 2019. Los más afectados fueron los locales de galerías y los orientados a ropa de fiesta.

Y, si bien hoy se ven más ofertas, algunas marcas aseguran que las estrategias de promos y descuentos ya habían empezado en diciembre.

Las ventas están mas retraídas previo a la pandemia. Lo que fuimos haciendo fue adelantar acciones puntuales para incentivas la demanda”, indicó Valeria Sala, responsable de marca en Rapsodia. La rebajas y los beneficios con ciertos bancos generaron mayor afluencia de público en los locales físicos. “Lo que sí se dio hasta noviembre fue muy fuerte el e-commerce. Pero ya diciembre y enero se notó la nueva normalidad, con probadores habilitados y las tiendas con clientes nuevamente”, agregó Sala.

“Las liquidaciones anticipadas son una consecuencia en parte de la pandemia. Hoy, las empresas tienen que pagar sueldos y gastos esenciales y liquidan contra stock”, argumentó, por su parte, Ernesto Del Burgo, presidente de la Cámara de Innovación Textil y Afines (Caita).

Para el especialista, ni si quiera las fiestas de fin de año pudieron darle respiro al sector que atravesó un 2020 para el olvido. “En lo que respecta a las ventas de Navidad, que es siempre el momento donde más se trabaja, apareció muy fuerte la venta ilegal en todo el país”, sostuvo. “Volvió la falsificación de marcas en zonas mayoristas tomando la calle y ferias abarrotadas de gente”, sentenció.

Desde Caita, informan que las ventas cayeron un 30% durante todo el año pasado comparado a 2019. Lo cierto es que los centros comerciales cubiertos fueron los más perjudicados y, a tres meses de su reapertura, se recuperan muy lentamente. “Hoy, estamos a un 50% en ventas en shoppings comparando los números de marzo del año pasado previo a la pandemia”, concluyó Drescher.

Lo cierto es que la dificultad de importar cierta materia prima y el alza de las telas generó fuertes aumentos en los productos y menos stock de mercadería, un escenario que no ayudó en medio de la pandemia del coronavirus.

Hay problemas de abastecimiento. Esto se da porque algunos talleres cerraron o tienen casos de Covid-19 y, sobre todo, por la dificultad de traer materia prima importada”, indicó al respecto Sala.

Hoy, estamos en pleno enero trayendo nueva mercaderia de verano, cuando eso, antes, no sucedía. Eso hará que se retrase la colección de invierno”, describió Salas, de Rapsodia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *